“Yo soy voluntario Minedu” benefició a 1,720 estudiantes y 157 docentes de Apurímac

2018-08-22T19:31:28+00:0016 agosto, 2018|

Campaña de solidaridad impulsada por trabajadores del Minedu entregó más de dos mil kits de abrigo en 91 colegios.

Gracias al gran sentido de solidaridad que mostraron los colaboradores del Ministerio de Educación (Minedu), la campaña en favor de los niños de la región Apurímac afectados por las heladas, en la que también participaron todas las dependencias del Programa Nacional de Infraestructura Educativa (Pronied), superó todas las expectativas al acopiar un total de 2,129 kits de abrigo.

Campaña solidaria de Minedu llevó ayuda a colegios de Apurímac

Estas donaciones fueron entregadas la semana pasada a estudiantes y docentes de 91 colegios de las provincias Antabamba y Aymaraes en la región Apurímac. Con esta acción solidaria organizada por el grupo “Yo soy voluntario Minedu”, se benefició a 1720 estudiantes y 157 docentes de inicial, primaria, secundaria y de centros de educación básica alternativa (CEBA) de las tres provincias; las cuales se ubican entre los 3300 y 4600 m.s.n.m.

Como se recuerda, la campaña tuvo como meta inicial recaudar 1,021 kits en todas las dependencias del Minedu. En el Programa Nacional de Infraestructura Educativa (Pronied), se desarrolló una campaña interna de recaudación de donaciones, donde todas las unidades gerenciales en Lima y las Unidades Zonales de todas las regiones del país, también realizaron sus aportes que fueron entregadas oportunamente al Minedu.

“Estamos haciendo la entrega de kits personalmente en cada centro educativo y en las manos de cada uno de los niños, para garantizar que la ayuda sea recibida por el beneficiario directo de las donaciones”, expresó Luis Hiraoka, Director de Educación Básica Alternativa, Intercultural Bilingüe y de Servicios Educativos en el Ámbito Rural (Digeibira) del Minedu, quien fue el encargado de entregar estas donaciones.

Agradecemos a todos los colaboradores del Minedu y el Pronied por dar muestras de su solidaridad ante las personas que sufren las consecuencias de las bajas temperaturas en las zonas altoandinas.

Cientos de niños y jóvenes recibieron sus kits de abrigos